TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                           S A L A   C I V I L 




Auto Supremo: 408/2015

Sucre: 9 de Junio 2015

Expediente: LP-29-15-S

Partes: German Ticona Condori c/ Tomas Tola Cari 

Proceso: Mejor Derecho Propietario

Distrito: La Paz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Tomas Tola Cari  cursante de fs. 528 a 539 contra el Auto de Vista N° 330, de 07 de octubre de 2014 de fs. 518 a 520 y vta., emitida por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de mejor derecho propietario interpuesto por German Ticona Condori contra Tomas Tola Cari, respuesta de fs. 543 a 545 y vta., concesión de fs. 546, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, tramitada la causa, el Juez Cuarto de Partido Civil y Comercial de la Capital La Paz, mediante Sentencia Nº 178, de 25 de octubre de 2013, cursante en fs. 445 a 449, declaró PROBADA la demanda interpuesta por German Ticona Condori, declarándose en consecuencia el mejor derecho propietario que ostenta sobre el bien inmueble, lote de terreno Nº 7 Mzno. G-32 de la urbanización Villa Mercedes de la ciudad de El Alto, con una extensión superficial de 300 mts.2, respecto del derecho propietario que dice tener el demandado Tomas Tola Cari. IMPROBADA la excepción perentoria de Cosa Juzgada formulada por Tomas Tola Cari.


Deducida la apelación por el demandado y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista N° 330/2014 confirmo la providencia de 13/02/2013 de fs. 395 vta., el Auto de 03/06/2013 de fs. 423 424 vta., y la Sentencia  Nº 178/2013 de fs. 445 a 449 y el Auto de 11/11/2013 de fs. 452. 

Ante la determinación adoptada por el Ad quem, el demandado interpuso recurso de casación en el fondo, conforme consta de fs. 528 a 539, mismo que se pasa a considerar.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Acusa errónea interpretación y aplicación de los arts. 1545 y 1538 del C.C., ya que interpretando correctamente el art. 1545 de C.C., los alcances de esta norma, serian cuatro los presupuestos básicos de la acción de mejor derecho propietario: 1).- que el actor ostenta un poder jurídico o título jurídico sobre un derecho real; 2).- la existencia de un propietario anterior o vendedor común; 3).- reconocimiento del derecho propietario del demandado pero inoponible; y 4).- la identidad del título del actor y el objeto; presupuestos que no habrían sido cumplidos por el actor, por lo que los de instancia para determinar a quién le asiste la propiedad, tendrían que haber aplicado las siguientes reglas: si las partes no presentan títulos se debe declarar improbada la demanda y declarar el mejor derecho propietario a quien tiene poder material; si ambas partes presentan títulos se debe dar razón del derecho a quien registre primero su título, siempre y cuando tengan un mismo causante; en el caso de que los causantes sean distintos, no se aplica la regla de la prioridad de registro sino dar la razón a quien presente título especifico y este en posesión material; reglas que de manera implícita estarían contenidas en el art. 1545 del C.C.


2.- Que existiría error de hecho en la apreciación de las pruebas del demandante, ya que en relación a instrumento Nº 167/85 de 30 de julio de 1985, la matrícula de fs. 1 y 43 y tarjeta de propiedad de fs. 2, se establecería que el supuesto terreno del actor estaría ubicado en el cantón Laja, Provincia Los Andes y no así en la circunscripción de El Alto, de lo que se infiere que los de instancia habrían incurrido en error de hecho ya que incluso al determinar que ambas partes habrían probado su derecho propietario, los de alzada omitirían mencionar la jurisdicción donde supuestamente se encontraría ubicado la propiedad del actor, pues las certificaciones de fs. 309 -312 y 327 serían meras certificaciones de la sub alcaldía que no acreditarían la ubicación del bien del actor.


3.- Que se habría violado los arts. 1283 y 1286 del C.C., toda vez que el actor  con sus pruebas no habría demostrado ser propietario del inmueble invocado en la demanda, menos demostró estar en la ciudad de El Alto, vulnerando las normas citadas al no darle valor de prueba plena, suficiente e idónea a sus medios de prueba como el testimonio de fs. 155 a 156, el testimonio referente a escritura de cambio de jurisdicción de fs. 157 a 158, informes de fs. 171, 172, catastro de fs. 496 y folio real de fs. 497, literales que harían plena prueba sobre la ubicación de su lote.


Que no se habría compulsado con sindéresis jurídica su recurso de apelación, por lo que no se habría motivado el Auto de Vista con la subsunción integral y coherente entre los hechos alegados en la demanda, los elementos probatorios en sujeción a la ley procesal y sustantiva civil.


Finalmente, solicita Tribunal Supremo de Justicia dictando sobre el fondo case en forma total el recurso y revoque el Auto de Vista recurrido resolver de acuerdo al art. 271 inc. 4) anulando obrados hasta el vicio más antiguo, pronunciando el fallo correspondiente en el fondo.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Para ingresar en contexto, es preciso señalar que los recurrentes exponen tres puntos de agravios que resultan poco precisos y extensos, sin embargo del análisis del mismo y a efectos de resolver el recurso es necesario realizar las siguientes puntualizaciones:

1.- El recurrente acusa errónea interpretación y aplicación de los arts. 1545 y 1538 del C.C., al respecto corresponde señalar que si bien el recurrente manifiesta que el actor no habría probado cuatro presupuestos establecidos por el Art. 1545 del C.C., para que proceda el mejor derecho propietario, señalando además reglas de como los de instancia deben fallar, los presupuesto señalados por el recurrente se adecuan a lo razonado por este Supremo Tribunal a través del Auto Supremo Nº 92/2013 que al respecto  orientó: “…a los fines de determinar el mejor derecho propietario entre dos contendientes, necesariamente se debe contar con los siguientes presupuestos: el primero, referido a que exista más de un propietario que alegue dominio sobre un mismo bien, demostrándose a tal efecto que el inmueble adquirido proviene de un mismo dueño o que el antecedente dominial corresponda a uno común; el segundo, que el inmueble tenga la misma ubicación geográfica disputada entre contendientes; finalmente el tercero referido a que el peticionante hubiera registrado primero su derecho propietario en las oficinas de Derechos Reales, publicitando el mismo a los efectos de hacer oponible frente a terceros;…”

Ahora bien, en cuanto al segundo presupuesto resulta conveniente citar lo razonado en el Auto Supremo Nº 648/2013 que textualmente dice: “La interpretación del art. 1545 del Código Civil debe ser en sentido amplio en lo referente al propietario de quien emana los títulos de propiedad del inmueble, por cuanto el autor no debe ser entendido como causante inmediato sino en establecer el origen del derecho propietario común, acudiendo al principio del tracto sucesivo…”, en esta lógica corresponde precisar que con esta aclaración, los presupuestos señalados supra que determinan la procedencia del mejor derecho propietario, están referidos a la declaración y reconocimiento de prevalencia y eficacia jurídica de un derecho de propiedad sobre otro derecho de propiedad, pero con la certeza de que se trata del mismo inmueble, es decir el actor reconoce que el demandado cuenta con derecho propietario sobre el mismo inmueble alegando tener la titularidad preferente o superior al del demandado.

En este marco, en el caso de Autos los de instancia determinaron y examinaron los antecedentes de dominio de ambas partes, por cuanto es desde ahí de donde se establece sus derechos en relación al terreno objeto del litigio, para tal efecto primero determinaron que ambas partes acreditaron tener derecho propietario sobre el inmueble en cuestión, conforme testimonio Nº 167/85 de fs. 3 a 5 en caso del actor y mediante testimonio Nº 811/2008 de fs. 155 a 156 en caso del demandado; en relación al antecedente dominial se tiene que el origen del derecho propietario común proviene la partida  Nº 442, fs. 270, libro 43 del año 1969 donde tenían registrado su derecho propietario  Isaac  Ribero Justiniano, Hernán Rivero Elio, Aida Rivero de Piaggio y Guillermo Rivero Elio, como se acredita por la prueba cursante a fs. 76 y vta., 179 y 323 a 324 vta.; así también en cuanto a la ubicación del bien se tiene que, de la contrastación de los títulos que acreditan el derecho propietario de ambas partes y la prueba cursante a fs. 309 a 313 y 327, en consecuencia no es evidente que los de instancia no hayan cumplido con la correcta interpretación y aplicación de los presupuesto para determinar el mejor derecho propietario (art. 1545 del C.C.), no siendo evidente el agravio acusado en este punto.

2.- En cuanto que existiría error de hecho en la apreciación de las pruebas del demandante, ya que en relación a instrumento Nº 167/85 de 30 de julio de 1985, la matrícula de fs. 1 y 43 y tarjeta de propiedad de fs. 2, se establecería que el supuesto terreno del actor estaría ubicado en el cantón Laja, Provincia Los Andes y no así en la circunscripción de El Alto; se debe señalar que uno de los presupuesto para establecer el mejor derecho propietario es que el inmueble sea el mismo, es decir que se esté hablando de un mismo inmueble aspecto que necesariamente tiene que ser probado no solo documentalmente sino físicamente para determinar la identidad común del bien inmueble en cuestión en este sentido de la revisión de  la prueba aportada por ambas partes, los títulos que acreditan el derecho propietario de ambas partes y la prueba cursante a fs. 309 a 313 y 327 acreditan fehacientemente que el bien sobre el que ambas partes acreditan derecho propietario es el mismo, pues la sola afirmación del recurrente sobre las certificaciones emitidas por el gobierno Municipal de El Alto, no les quita el valor probatorio pues si creía que dicha prueba no era eficaz o encontraba alguna ilegalidad tenía el momento procesal de observar dicha prueba, por otra parte el recurrente no puede pretender que en base a un trámite de cambio de jurisdicción de registro propietario del bien, este Supremo Tribunal determine que el bien inmueble en cuestión no es el mismo, es una posición que raya en lo impertinente e incongruente, no siendo evidente el error de hecho acusado por el recurrente.

3.- Que se habría violado los arts. 1283 y 1286 del C.C., toda vez que el actor  con sus pruebas no habría demostrado ser propietario del inmueble invocado en la demanda, menos demostró estar en la ciudad de El Alto; al respecto se debe señalar que el agravio acusado en este punto ataca la misma cuestión considerada en el punto anterior en relación a la ubicación del bien inmueble en cuestión, por lo que al margen de lo ya expuesto el recurrente debe tener en cuenta que la prueba producida en Autos determinaron la decisión final de los de instancia quienes realizaron una ponderación del derecho propietario de las partes, siguiendo para ello los criterios establecidos en la ley, pues por lo expuesto supra quedó establecido que el lote de terreno objeto de litigio se trata del mismo sobre el que alegan derecho propietario ambas partes.

Respecto a que no se habría compulsado con sindéresis jurídica su recurso de apelación y no se habría motivado el Auto de Vista con la subsunción integral y coherente entre los hechos alegados en la demanda, los elementos probatorios en sujeción a la Ley procesal y sustantiva civil; corresponde  hacer notar que este es un agravio que hace al recurso de casación en la forma, por lo que no correspondía su interposición como agravio en el recurso de casación en el fondo, aspecto que impide su consideración.

Por todo lo manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271 num. 2)  y el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en virtud a la atribución contenida en el art. 42.I num. 1) de la Ley N° 025 del Órgano Judicial y en aplicación del art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Tomas Tola Cari  cursante de fs. 528 a 539 contra el Auto de Vista N° 330, de 07 de octubre de 2014 de fs. 518 a 520 y vta., Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda Rita Susana Nava Duran.

Ante mi Fdo. Dr. Gonzalo Rojas Segales.

Registrado en el libro de Tomas de Razón: Quinto