TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                              S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 1271/2016                                                                    Sucre: 07 de noviembre 2016                                                                 Expediente:         LP-50-16-S                                                                    Partes: Susana Imaña Vda. de Saldaña         c/ Jorge Mendoza Aruquipa.        

Proceso: Mejor Derecho de Propiedad, Reivindicación y otro.        

Distrito: La Paz.

VISTOS: Los recursos de casación de fs. 631 a 638 vta., formulado por Jorge Mendoza Aruquipa; y por José Pacheco Alcoser por memorial de fs. 641 a 646, contra el Auto de Vista No. 428/2015 de 10 de noviembre de 2015 de fs. 621 a 624 vta., auto de fs. 628 de 23 de diciembre de 2015, pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de Mejor Derecho de Propiedad seguido por Susana Imaña Vda. de Saldaña contra Jorge Mendoza Aruquipa, respuesta por memoriales de fecha 7 y 8 de marzo de 2016; concesión de fs. 652, y:

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Sexto de Partido en lo Civil y Comercial de La Paz, dictó Sentencia Nº 074/2015 de 06 de abril de 2015 cursante de fs. 541 a 549, declarando: PROBADA en parte la demanda de mejor derecho de propiedad y reivindicación de fs. 7-8, modificada a fs. 10, interpuesta por Susana Imaña Vda. de Saldaña y no ha lugar el pago de daños y perjuicios e IMPROBADA la acción reconvencional de fs. 78-81 de obrados, interpuesta por Jorge Mendoza Aruquipa, sobre Mejor Derecho de Propiedad, Acción negatoria y pago de Daños y Perjuicios. En consecuencia se reconoce el mejor derecho propietario de la demandante Sra. Susana Imaña Vda. de Saldaña sobre el bien inmueble Lote No. C8, Manzano “J” Sector “A” de la zona de Irpavi con una superficie de 290.00 Mts.2 registrado en Derechos Reales bajo la Matrícula computarizada Folio No. 2.01.0.99.0107342. Asimismo se dispuso que el demandado Jorge Mendoza Aruquipa en el plazo de 30 días de ejecutoriada el presente fallo, entregue el inmueble de las características que se describe a su propietaria, bajo alternativa de expedirse mandamiento de desapoderamiento. Autos de fs. 573 de 18 de mayo de 2015 y fs. 581 de 1 de junio de 2015, que complementan la Sentencia.

Resolución que fue apelada por Jorge Mendoza Aruquipa por memorial de fs. 557 a 569; y por José Pacheco Alcoser por memorial de fs. 593 a 596.

En mérito a esos antecedentes, la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista No. 428/2015 de 10 de noviembre de 2015 de fs. 621 a 624 vta., por el que se CONFIRMA en forma total la Sentencia de fs. 541-549 Resolución No. 074/2014 y autos complementarios de fs. 573 y 581, argumentando: Que debe circunscribirse a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de apelación y fundamentación, señalando en primer término a los antecedentes del origen dominial y de ubicación del inmueble del lote de terreno de la demandante, luego del demandado reconvencionista.

Refiere luego que de la compulsa de antecedentes del proceso decide apoyar la tesis propuesta por el A quo, señalando a la problemática existente entre el municipio de La Paz y los lindantes identificando a Palca. Ingresa luego a considerar que sobre lo propuesto por las partes se circunscribe a las pretensiones de las mismas.

Luego de analizar la Resolución Municipal No. 0032/2007, concluye por señalar que tuviera certeza el cumplimiento de los requisitos legales para la adquisición  del derecho propietario de la actora, descartando los argumentos del recurrente -demandado-. Reseñando los antecedentes de la mencionada Resolución Municipal remontando al año 1974.

Refiere a los efectos de los interdictos de adquirir la posesión, que no definirían derecho propietario, ni calidad de cosa juzgada. En relación a la prueba testifical pese a la afirmación de ejercicio de posesión del demandado no acreditarían derecho propietario ni la data de inscripción en el registro de Derechos Reales.

Por otro lado señala que estuviera demostrado el registro desde el año 1975 de la demandante, con relación al del demandado del año 2004, y que la norma (art. 1545) establecería  que la propiedad pertenece al adquiriente -actual- que haya inscrito primero su título. Concluyendo que los fundamentos del recurso de apelación no tuvieran sustento para ser acogidos.

En relación al Recurso de apelación del eviccionista, no tuviera expresión de agravios en sentido estricto, y que apoyaría los expresados por el demandado principal que ya fueron resueltas y no correspondería mayor fundamentación.

II.- DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

Recurso de casación de Jorge Mendoza Aruquipa

Luego de abordar lo razonado por el Tribunal de apelación, concluye por señalar que a efectos de demostrar que existe error de hecho en la apreciación de la prueba en cuanto a los antecedentes del derecho dominial de la parte demandante, cuestiona la falta de identidad de la favorecida con la adjudicación, luego que la Ordenanza Municipal 281/2008 referiría a la Ordenanza Municipal 150/2003 y que la misma no se hubiera podido ejecutar, y luego del detalle de antecedentes, concluye porque no habría estructura urbana de Irpavi que refiriere la demandante y la Resolución No. 1329 de 26 de julio de 1974. Cuestiona la forma de emisión de adjudicación, posterior modificación en la que señalaría que la interesada debe esperar a la aprobación de la planimetría Irpavi Etapa II, y su desarrollo. Asimismo señala que hubo reubicación y que no tuviera respaldo legal.

Que en ninguna instancia del proceso se manifestaría sobre la competencia del Juez sobre la competencia para resolver conflicto de jurisdicción. Pero que el terreno estaría situado en Irpavi pero que el Instituto Nacional de Reforma Agraria certificaría que se encuentra la propiedad de Palca y no en La Paz, por lo que considera ser propietario del lote en litigio. Realiza remembranza de los antecedentes y concluye por señalar no habría respaldo legal sobre la ubicación del lote de terreno de la actora, refiere a las pruebas cursantes en obrados, que corroborarían lo aseverado de no contar con respaldo legal. Señala a la Ley Nº 2028 referido a los bienes de dominio público.

Describe a lo conceptuado en relación a los interdictos de adquirir la posesión, relievando que en ella no hubo oposición.

Reclama que el derecho propietario de la demandante deviene de una adjudicación realizada por el G.A.M.L., a través de la Resolución Municipal No. 1329 de 26 de julio de 1974 y su derecho propietario del comunario Alfonso Choque quien mediante título ejecutorial No. 025743, Resolución Suprema  No. 75064 de 30 de septiembre de 1967, registrado bajo la Matrícula que señala de fecha 26 de enero de 1970. En ese contexto se demostraría que el bien inmueble de litis no fue transferido a ambas partes por un solo vendedor como para aplicar lo establecido por el art. 1545 del Código Civil, para arribar a la conclusión de que la propiedad pertenece al adquirente -actual- que haya inscrito primero su título, aun de ello su registro de derecho propietario primigenio fuera del año 1970.

Finaliza señalando que el Ad quem no se dio la molestia de valorar a detalle las pruebas aportadas por las partes, y que sus pruebas no fueron consideradas con el mismo valor que las otorgadas a la parte demandante, que menoscabaría lo establecido por los arts. 115 y 119 de la Constitución Política del Estado, acusando de error de hecho en la apreciación de las pruebas, que caería en lo señalado en lo previsto por el art. 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, correspondiendo casar el Auto de Vista.

Recurso de casación de José Pacheco Alcoser

Refiere a los antecedentes de la tramitación del proceso, señala que se entregó una copia de certificado  de emisión de título ejecutorial respaldado por Resolución Suprema, la dotación con la Reforma Agraria, que estuviera registrado el año 1970 a favor de Alfonso Choque que luego le transfiriera. Señala a la procedencia del derecho propietario de la demandante, cuestiona su procedencia y la forma de adjudicación. Que al lote le faltaría la planimetría y la correcta ubicación; y que el demandado vive en el lugar hace muchos años atrás, cuestiona el nombre de la actora que no coincidiría en cuanto a su identidad.

Por todo lo anterior acusa la existencia de errores de hecho en la apreciación de la prueba cayendo en la causal de casación prevista por el art. 253 num. 3) del CPC, pidiendo se case el Auto de Vista.

De la respuesta a los recursos de casación.

1.- Al recurso de Jorge Mendoza Aruquipa, señala luego de la referencia a varios autos supremos, que la simple mención parcializada del recurrente, sin especificar la Ley o leyes violadas carece de valor para fundar el recurso de casación, no especificaría cual el error de apreciación, violación de la Ley o alguna otra causa de casación, que el mejor derecho de propiedad y la preferencia a su favor se establecería y fluiría del art. 1545 del Código Civil que el recurrente no podría desconocer. Que la adjudicación tuviera respaldo legal, que no habría infracción de las normas vigentes a su tiempo. Concluye por solicitar se declare infundado.

2.- Al recurso de José Pacheco Alcoser, que el Poder no facultaría a su apoderado a formular recuso de casación. No obstante lo anterior responde y señala que no se adecuarían a lo señalado por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, no diferenciaría la forma ni el fondo, considera se debe declarar improcedente.

III.- DOCTRINA APLICABLE AL CASO:

Auto Supremo Nº 89/2012 de 25 de abril, que estableció: “…una acción de reconocimiento de mejor derecho propietario, el presupuesto esencial, radica en la identidad de la cosa, respecto a la cual dos o más personas reclaman derecho de propiedad; en otras palabras, la acción de reconocimiento de mejor derecho de propiedad, supone necesariamente la existencia de una misma cosa, cuya titularidad es discutida por dos o más personas.”, de igual forma en el Auto Supremo Nº 61/2013 de 22 de febrero estableció que: “Con relación a la declaración de mejor derecho propietario, se ha dicho en varios Autos Supremos emitidos por la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación, criterio con el que este Tribunal Supremo comparte, que cuando se demanda o reconviene por mejor derecho propietario, la parte debe demostrar que cuenta con un título preferente al de su contrario, es decir debe exponer su condición de titular del derecho sobre el inmueble del que se pretende se declare a través de Sentencia su mejor derecho propietario, siendo la determinación a adoptar simplemente declarativa, a diferencia de la determinación que se adopta en la reivindicación, toda vez que la Sentencia a dictar no solamente es declarativa al reconocer el derecho de propiedad y de posesión de la actora, sino también es de condena porque obliga al vencido a la restitución inmediata del bien y finalmente, se dice que es una determinación constitutiva de derechos, porque modifica la situación jurídica del propietario al tener el uso y disfrute del bien, pasando a ser propietario-poseedor.” Orientaciones emitidas en distintas resoluciones dictadas, las cuales interpretaron de manera amplia lo dispuesto por el art. 1545 del Código Civil y no de manera restrictiva como lo realizó el Ad quem al momento de dictar el Auto de Vista.  

Este Tribunal en el A.S. Nº 442/2014 de 08 de agosto, ha establecido lo siguiente: 

“Al respecto también debemos referir que la interpretación del art. 1545 del Código Civil debe ser en sentido amplio, tendiente a establecer el origen del derecho propietario, criterio que fue asumido por la extinta Corte Suprema de Justicia, la misma que es adoptada por éste Tribunal Supremo, mediante el Auto Supremo Nro. 46 de 09 de febrero de 2011 que refiere “…como se precisó anteriormente, frente a una demanda de mejor derecho propietario, es necesario, en principio acreditar que el derecho propietario del actor como del demandado emergen de un mismo vendedor o lo que es lo mismo tienen un mismo origen, conforme establece el artículo 1545 del Código. Pero, la interpretación de esa disposición no se limita a un sentido restringido, es decir a establecer que el causante del actor y del demandado sea la misma persona, por el contrario, en sentido amplio, dicha determinación orienta a establecer el origen del derecho propietario, vale decir establecer si los derechos contrastados tienen un mismo origen”.

Del mismo modo en el A. S. 618/2014 de 30 de octubre señaló lo siguiente:  

“En cuanto a la aplicación errónea del art. 1545 el Código Civil, corresponde señalar que dicha norma tiene el siguiente texto: “(Preferencia entre adquirentes de un mismo inmueble). Si por actos distintos ha transmitido el propietario los mismos bienes inmuebles a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquirente que haya inscrito primero su título…”, sobre dicho articulado este Tribunal emitió el Auto Supremo N° 89/2012 de 25 de abril, que estableció: “…en una acción de reconocimiento de mejor derecho propietario, el presupuesto esencial, radica en la identidad de la cosa, respecto a la cual dos o más personas reclaman derecho de propiedad; en otras palabras, la acción de reconocimiento de mejor derecho de propiedad, supone necesariamente la existencia de una misma cosa, cuya titularidad es discutida por dos o más personas…”; la norma de referencia establece el hipotético de que en el caso de que existan dos o más personas con título de propiedad sobre un mismo bien adquiridos de un mismo vendedor, la norma concede el derecho al que ha registrado con prioridad su título, esa es la regla; empero de ello, de acuerdo a la concepción extensiva de la norma de referencia, también debe aplicarse a los hipotéticos de presentarse dos o más personas que aleguen ser propietarios de un  mismo bien inmueble, que pese de no haber adquirido el inmueble (predio) del mismo vendedor, sino que cada uno de estos propietarios hubieran adquirido el bien inmueble de distintos vendedores y cuyos antecesores también ostenten título de propiedad, caso para el cual se deberá confrontar el antecedente dominial de cada uno de estos propietarios y su antecesores, con el objeto de verificar de que se trate de los mismos terrenos (total o parcialmente), para verificar cuál de los títulos de propiedad fue registrado con prioridad en el registro de Derechos Reales y por otra también corresponderá analizar si el título alegado por las partes mantiene o no su validez,  para de esta manera otorgar el mejor derecho de propiedad, sea en forma total (cuando los títulos de las partes se refieran a la misma superficie) o en forma parcial (cuando los títulos de las partes solo hayan coincidido en una superficie parcial)”.


IV.- FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Habiéndose establecido por Auto Supremo No. 432 de 3 de mayo de 2016, que los recursos de casación formulados cumplen con los requisitos mínimos exigidos por el art. 274.I num. 3) del Código Procesal Civil y admitido su consideración en previsión de lo establecido por el art. 180.II de la Constitución Política del Estado, se pasa a examinar de manera conjunta las denuncias vertidas contra el Auto de Vista al contener similares argumentos.

1.- En el caso de autos, la disputa se origina a demanda de la actora que sostiene tener un mejor derecho propietario en relación al título que ostenta el demandado sobre el predio que se individualiza y cuyo origen se remontaría a la Resolución Municipal No. 1329 de 26 de julio de 1974 contenida en la Escritura Pública No. 334 extendida el 7 de junio de 1975 por la adjudicación efectuada por la Alcaldía Municipal  y que hubiera registrado bajo la partida No. 1088, del Libro Primero “A” de propiedad de 18 de junio de 1975, además de la existencia de la Minuta modificatoria según Escritura Pública No. 443 de 8 de agosto de 2007, por la cual se modificaría la adjudicación realizada a su favor y por lo mismo debiera declararse el mejor derecho, reivindicación y otros.

Denuncia asimismo que el referido lote de terreno estuviera arbitrariamente ocupado por Jorge Mendoza Aruquipa, que adjuntando documentación que respalda su derecho propietario, reconviene asimismo por mejor derecho de propiedad, acción negatoria y pago de daños y perjuicios, relatando que si bien el registro de su derecho propietario por compra que efectuó a su anterior propietario fuera del año 2004, su antecedente dominial se remontaría a la propiedad del comunario Alfonzo Choque Quispe que fuera dotado mediante Título Ejecutorial No. 75064, Resolución Suprema No. 75064 de fecha 08 de septiembre de 1967.

Expuesto esos antecedentes, corresponde precisar que, el mejor derecho de propiedad, previsto en el art.1545 del Código Civil señala: “Si por actos distintos ha transmitido el propietario los mismos inmuebles a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquiriente  que haya inscrito primero su título.” De lo que se extracta que procede la acción de “mejor derecho de propiedad”, cuando hay más de un propietario o persona que alegue dominio sobre un mismo bien, en cuyo caso se refiere que hay controversia, disputa y conflicto del derecho de propiedad. Es decir, ese mejor derecho que exige a quien invoca la demostración de haber comprado el inmueble de un mismo dueño o el antecedente dominial primigenio demuestre que se trató de un vendedor común y que el peticionante hubiere registrado primero su derecho propietario en las oficinas de Derechos Reales, esto para ser oponible frente a terceros; presupuestos, que no concurren en el presente caso, en consideración a que tanto la demandante como el demandado cuentan con vendedores distintos y la concurrencia de circunstancias diferentes.

Lo anterior, amerita efectuar un análisis del origen del derecho propietario de ambos títulos de propiedad, conforme a lo contenido en la Doctrina Aplicable señalado en el punto III del presente fallo, estableciendo que la actora demuestra tener registro de derecho propietario bajo la Partida No. 1088, del Libro Primero “A” de propiedad de 18 de junio de 1975, que resulta ser la partida primigenia, en consideración a que en la Minuta de Adjudicación no se refiere a ningún antecedente de derecho propietario o la facultad que tuviera la Alcaldía Municipal de La Paz- de efectuar aquella disposición del predio, aclarando sin embargo en la cláusula quinta (fs. 1 vta.) que “…el lote adjudicado proviene de las playas ganadas al rio Irpavi, en consecuencia en Derechos Reales deberá abrirse nueva partida en favor del adjudicatario.”. Por otro lado, el derecho propietario del demandado si bien se registró en el año 2004 (fs. 37 vta.), su antecedente dominial se remonta a la propiedad de Alfonso Choque que adquirió mediante dotación, según Título Ejecutorial No. 025743, mediante Resolución Suprema No. 75064 de fecha 30 de septiembre de 1967 expedida por el presidente de la República René Barrientos Ortuño (Certificación de fs. 47), que a su vez transfirió en favor de Pacheco Alcoser José Napoleón, último nombrado que transfiere a favor del demandado reconvencionista como evidencia la prueba de fs. 37.

Los Tribunales de instancia entendieron que era aplicable el art. 1545 del Código Civil de manera estricta, sin tomar en cuenta que los títulos de los contendientes no se originan de un vendedor común sino de distintos, el de la actora de adjudicación municipal que no respalda derecho propietario como antecedente dominial, y tampoco en la minuta se aclara si estaba legalmente facultado para realizar esa disposición conforme a la normativa vigente en ese momento, en relación al del demandado que se origina de un registro por Dotación del Estado, entendiendo entonces que conforme determina el art. 1538 del Código Civil, el título primigenio que corresponde al demandado sería el primero, toda vez que adquirió publicidad frente a terceros en el año 1970 en relación al registro de la actora que adquirió publicidad el año 1975.

Así expuesto los antecedentes, en el sub lite, los de instancia debieron tomar en cuenta la tradición de dominio que existió en ambos títulos y establecer mediante el análisis de esa cadena, para determinar de manera correcta a quien le correspondía el mejor derecho propietario, ya que contrastando ambos derechos propietarios y siguiendo las tradiciones dominiales, el derecho propietario de Jorge Mendoza Aruquipa resulta anterior al de la demandante; en consecuencia, ese derecho que se opone al de la actora debe ser preferido, en razón a que el derecho propietario de Susana Imaña Vda. de Saldaña es posterior, toda vez que su registro data al año 1975 como se señaló la Alcaldía Municipal a tiempo de la  transferencia -Minuta de fecha veintiséis de agosto de mil novecientos setenta y cuatro-, no refirió antecedente dominial alguno, ni demostró ser propietaria del predio dispuesto en adjudicación en ese momento.

En consecuencia, los tribunales de instancia al no haber realizado el análisis de la línea de tradiciones de derecho propietario que tenían los contendientes, han incurrido en error in judicando, pues no tomaron en cuenta la procedencia misma del derecho propietario de los mismos, interpretando de manera restrictiva los alcances del art. 1545 del Código Civil, sin tomar en cuenta lo razonado en la jurisprudencia señalada en el punto III como doctrina aplicable.

Bajo esas consideraciones, los reclamos efectuados por el recurrente principal y el eviccionista, tienen sustento y merecen ser acogidos de manera favorable, correspondiendo emitir Resolución conforme prevé el art. 220.IV del Código Procesal Civil.

De la respuesta al Recurso de Casación

Si bien es evidente conforme señaló la actora a tiempo de responder al recurso de casación de su contraparte que el mismo no resalta precisamente por su impecabilidad, se debe tener en cuenta que luego de la recepción por este Tribunal Supremo se emitió Auto Supremo que examinó el contenido de las denuncias de los recursos de casación, estableciendo que dieron cumplimiento a lo previsto por el art. 274.I num. 3) del Código Procesal Civil, asimismo en aplicación del art. 180.II de la Constitución Política del Estado que garantiza el principio de impugnación se admitió su consideración, habiendo con esta Resolución, notificado a las partes cual se verifica a fs. 658, no existiendo cuestionamiento alguno al respecto, consecuentemente correspondió otorgar la respuesta pertinente, verificando los antecedentes del proceso y establecer que efectivamente los tribunales de instancia no razonaron conforme a la jurisprudencia desarrollada al respecto, conforme fluye de lo transcrito en el punto III de la Doctrina aplicable al caso, si bien la actora realiza objeciones a las argumentaciones realizadas por los recurrentes, la pretensión debatida respecto al punto neurálgico resulta el tratamiento respecto al mejor derecho de propiedad, que como se tiene demostrado por el análisis y aplicación extensivo del art. 1545 del Código Civil, correspondía determinar el origen mismo de la cadena dominial de derecho propietario, constatando así que evidentemente la preferencia lo tiene el demandado, aspecto explicado con claridad en la respuesta otorgada a los recurrentes, que debe tenerse presente de manera estricta.

Bajo esas consideraciones, resulta sin lugar la petición de la actora que deba declararse tanto por el infundado como por el improcedente a los recursos examinados.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, en aplicación a lo previsto en el Art. 220.IV del Código Procesal Civil (Ley 439), CASA el Auto de Vista No. 428/2015 de 10 de noviembre de 2015 de fs. 621 a 624 vta., emitido por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en consecuencia REVOCA la Sentencia No. 074/2015 de 06 de abril de 2015 cursante de fs. 541 a 549 y deliberando en el fondo declara IMPROBADA la Demanda de fs. 7 a 8, modificada a fs. 10 de obrados, interpuesta por Susana Imaña Vda. De Saldaña. PROBADA en parte la demanda reconvencional interpuesta por Jorge Mendoza Aruquipa, sobre Mejor Derecho de Propiedad, manteniéndose incólume lo dispuesto en relación a la acción negatoria y pago de daños y perjuicios. En consecuencia, se reconoce el mejor derecho propietario del demandado reconvencionista Jorge Mendoza Aruquipa sobre el bien inmueble ubicado en el Ex Fundo Irpavi, de 300 Mts.2 de extensión, Lote No. 1, Manzano “J”, calle 15 esquina Calle Alfredo Ovando Candia, registrado bajo la matrícula No. 2.01.1.01.0006218. Sin costas por ser juicio doble.

Sin responsabilidad por ser excusable el error.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                                

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.